Puertos Canarios y Ayuntamiento de Guía de Isora sostienen que el futuro puerto de Fonsalía será rentable por su importancia estratégica

Santa Cruz de Tenerife, 27 de septiembre de 2016

de-izd-a-dch-gustavo-santana-juan-barrientos-pedro-marinSanta Cruz de Tenerife, 27 de septiembre, 2016.- El director gerente de Puertos Canarios, ente público empresarial del Gobierno de Canarias, Gustavo Santana, y el alcalde de Guía de Isora, Pedro Manuel Martín Domínguez, aseguraron que el futuro puerto de Fonsalía, que se ubicará en el municipio de Guía, será rentable, por su importancia estratégica y siempre que el tráfico de pasajeros y mercancías se canalice a través de este puerto.

Los representantes regional y local mantuvieron un encuentro de trabajo el pasado viernes, 23 de septiembre, en el hotel Meliá Palacio de Isora, con los miembros de la plataforma empresarial Tenerife Network, que preside Juan Barrientos, y en el que informaron de la situación actual de esta infraestructura que empezó su andadura en 1995.

En la actualidad, tal como explicaron ambos representantes, ya se cuenta con la declaración de impacto medioambiental desde 2014, y se han mantenido reuniones con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) para seguir adelante con el proyecto.

“En estos momentos, estamos pendientes de la adscripción de la parcela que ocuparía el futuro puerto por parte del Gobierno de España al Gobierno autónomo”, aseguró Santana, quien también recordó que “se han solicitado, tanto en 2015 como en 2016, reiteradas reuniones que de momento no se han llevado a cabo”.

Para el alcalde de Guía, la realización de este puerto puede ser un gran espaldarazo no solo para la zona de influencia, sino para todo Tenerife, por su rentabilidad y por su importancia estratégica, pues su puesta en marcha permitiría trasladar al futuro puerto de Fonsalía las operaciones de Los Cristianos (dependiente del Estado) y destinar el tráfico de pasajeros y de mercancías con las islas occidentales.

Respecto a la financiación de este proyecto, que se calcula que costaría unos doscientos millones de euros, Santana explicó que “está abierta a la financiación privada, especialmente en la zona de la marina deportiva y áreas de ocio”.

Marín Domínguez explicó que uno de los objetivos es crear una zona de ocio que impulse la actividad privada, toda vez que el espacio que se destinaría a la misma estaría incluido dentro del propio muelle, sin generar ruidos ni molestias a los vecinos y “con total seguridad pues se accedería a través de un puente”.